miércoles, 1 de diciembre de 2004

Calle Melancolía

ha aparecido ahora en tve un programa para elegir la mejor canción española (que, por otro lado, me parece una sublime tontería: ¿qué es eso de "la mejor"? ¿no dependerá la elección del momento y estado de ánimo de cada uno?...... y otras preguntas por el estilo). aprovechando el día que hace y, probablemente, mi propio estado de ánimo, voy a poner la que es, seguramente, mi canción favorita y la que da título a este blog. (no hace falta decir que es del maestro Sabina, ese que escribe sobre la vida de más de uno).


Como quien viaja a lomos de una yegua sombría,
por la ciudad camino, no preguntéis adónde,
busco acaso un encuentro que me ilumine el día
y no hallo más que puertas que niegan lo que esconden.

Las chimeneas vierten su vómito de humo
a un cielo cada vez más lejano y más alto,
por las paredes ocres se desparrama el zumo
de una fruta de sangre crecida en el asfalto.

Ya el campo estará verde, debe ser Primavera,
cruza por mi mirada un tren interminable,
el barrio donde habito no es ninguna pradera:
desolado paisaje de antenas y de cables.

Vivo en el número 7, calle Melancolía,
quiero mudarme hace años al barrio de la alegría
pero siempre que lo intento ha salido ya el tranvía,
en la escalera me siento a silbar mi melodía.

Como quien viaja a bordo de un barco enloquecido
que viene de la noche y va a ninguna parte
así mis pies descienden la cuesta del olvido
fatigados de tanto andar sin encontrarte.

Luego de vuelta a casa, enciendo un cigarrillo,
ordeno mis papeles, resuelvo un crucigrama,
me enfado con las sombras que pueblan los pasillos
y me abrazo a la ausencia que dejas en mi cama.

Trepo por tu recuerdo como una enredadera
que no encuentra ventanas donde agarrarse, soy
esa absurda epidemia que sufren las aceras,
si quieres encontrarme ya sabes dónde estoy....

Vivo en el número siete, calle Melancolía,
quiero mudarme hace años al barrio de la alegría
pero siempre que lo intento ha salido ya el tranvía,
en la escalera me siento a silbar mi melodía.

2 comentarios:

Kiraya dijo...

sí, depende del momento y del estado de ánimo de cada uno.

Así, "la k es, seguramente, tu canción favorita" es posiblemente la k es, akí, ahora y bajo estas circunstancias, tu canción favorita.

Creo k no tengo canción favorita, por eso precisamente, porque en cada momento puede ser cualquier canción. Pero hay personas k sí tienen canción favorita, es la canción k con más frecuencia es su favorita.
Hace dos días en el curro, tarareaba el proud mary de ccr, sin embargo no es mi canción favorita. De camino al curro el mismo día, iba farfullando la fábula de los tres hermanos de silvio rodriguez... y tampoco ha de ser mi favorita.

Un lugar, un momento, un sentimiento que prevalece sobre los otros y mil sensaciones... si entonces una canción lo dice todo, es posible que k en ese espacio y en ese tiempo sea tu favorita... o lo es la k, irrumpiendo en tu cabeza, no te dice nada?

Un biquiño alebergen!!

ale dijo...

has escrito un comentario más largo que el post y todo :-P

tienes razón: es mi canción favorita porque es la que más veces lo ha sido. puede que con el tiempo deje de serlo o puede que no....

:***