martes, 24 de julio de 2007

la mato y aparece una mayor

no son serpientes como cantaba silvio y, desgraciadamente, no sueño con ellas sino que son reales. y es que no hay forma de acabar con las cucarachas desde que empezaron aparecer hace cosa de un año. hasta entonces las clásicas (y asquerosas) negras estaban muy controladas y rara vez aparecía una, pero el año pasado llegaron las más (si cabe) asquerosas marrones y parecen inmortales: ni limpiando a fondo, ni con trampas, ni con insecticidas capaces de asfixiar a una persona ni a zapatazo limpio. al final siempre vuelven y de todos los tamaños: desde unos pocos milímetros hasta 2 o 3 centímetros (arg). parece que están transmitiendo a las negras la inmunidad porque este invierno también han vuelto a aparecer, pero otra vez en verano las rubias han retomado su posición y no hay día que no pille una. ya estoy susceptible a cada sombra que veo cabezazo cabezazo cabezazo cabezazo cabezazo cabezazo cabezazo

1 comentario:

sanblas de la "o" dijo...

sí, las cucarachas son de lo peor, luego las encuentras en los lugares menos esperados, yo intento hasta con brujeria y nada me funciona.